Historia

La primera exploración de los ríos Baker y Pascua que se tiene registro data del año 1892 y fue realizada por el doctor Hans Steffen, por encargo del Perito en la Comisión Chilena de Límites, Diego Barros Arana.

Posteriormente, a fines de la década de los 40, el Estado de Chile comienza a realizar exploraciones con objetivos específicos de reconocimiento de los recursos hidroeléctricos, a través de Endesa Chile, hoy Enel Generación Chile, filial de CORFO en aquella época.

A partir de 1974 se realizaron nuevas exploraciones y se edita un estudio de prefactibilidad en dos partes: la primera en diciembre de 1975 (Introducción y desarrollo hidroeléctrico del río Baker) y la segunda en abril de 1976 (Desarrollo hidroeléctrico del río Pascua y conclusiones generales).

Luego, en 1998 se actualizan ambos estudios y se concluye  que los ríos Baker y Pascua poseen un potencial hidroeléctrico desarrollable de unos 2.800 MW, considerando dos centrales en Baker y otras dos en Pascua.

A fines de 2004, Endesa Chile, hoy Enel Generación Chile, inició un nuevo proceso de actualización y rediseño de los aprovechamientos hidroeléctricos de las cuencas de ambos ríos con la incorporación de nuevas tecnologías y criterios de diseño que conllevan variables ambientales y sociales modernas, dando inicio al que se ha denominado “Proyecto Hidroeléctrico Aysén”.

Con fecha 4 de septiembre de 2006, la Empresa Nacional de Electricidad S.A. y Endesa Inversiones Generales S.A., hoy Enel Generación Chile, constituyeron la sociedad anónima “Centrales Hidroeléctricas de Aysén S.A.”.

En agosto de 2007, HidroAysén presentó este proyecto que contempla la construcción de cinco centrales hidroeléctricas, dos en el río Baker y tres en el río Pascua, con una generación media anual de 18.430 GWh y una potencia instalada de 2.750 MW en una  superficie total embalsada de 5.910 Hectáreas.