Comunicados de Prensa

DECISIÓN DEL COMITÉ DE MINISTROS ES EXTEMPORÁNEA Y DILATORIA

HidroAysén lamenta desprolijidad y retraso injustificado del Consejo de Ministros, pero al mismo tiempo reafirma que el desarrollo del potencial hidroeléctrico de los ríos del sur de Chile requiere ser parte de una política energética de Estado con la participación de diversos actores.

Santiago 11 de marzo de 2014. Tras dos años y medio de espera, HidroAysén ha sido notificado recién en el día de ayer de la resolución adoptada el pasado jueves 30 de enero por el Comité de Ministros, la que incluye la solicitud de dos nuevos estudios sobre el proyecto. Ello, a pesar de que las materias solicitadas por la autoridad fueron objeto de diversos estudios elaborados por instituciones especializadas, informes que fueron entregados durante la tramitación ambiental que duró más de dos años y revisados por 36 servicios públicos y por la Comisión Regional de Evaluación Ambiental. Este proceso permitió que HidroAysén obtuviera su aprobación ambiental y la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) en mayo de 2011, la cual fue ratificada en su totalidad por los Tribunales de Justicia, tanto en las Cortes de Apelaciones de Coyhaique y Puerto Montt, como la Corte Suprema de Chile, durante los años 2011 y 2012.

Tal decisión y forma de proceder del Comité de Ministros debilita la institucionalidad ambiental, primero, al obviar los plazos que la propia ley establece con precisión, y luego, al imponer estudios extemporáneos. El Comité de Ministros se demoró dos años y medio en analizar 35 reclamaciones, algo que según la ley debía ocurrir en un lapso de 60 días, para finalmente esquivar un pronunciamiento. En este escenario, HidroAysén evalúa las acciones posibles concurrentes a reencauzarlo en su marco legal e institucional.

Reafirmamos una vez más que el desarrollo del potencial hidroeléctrico de los ríos del sur de Chile debe ser materia de una política energética de Estado, con la participación de diversos actores (Poder Ejecutivo, Congreso, organizaciones sociales y medio ambientales y sector privado), defina los lineamientos para tender a una matriz energética más sustentable, segura y competitiva que la actual, cuestión que esperamos sea una prioridad de las próximas autoridades.

Los estudios

En el caso del nuevo estudio solicitado por el Comité de Ministros en el ámbito de la hidrología, es importante destacar que HidroAysén aportó 8 informes sobre esta materia: estudios asociados a hidrología, resultados de modelos hidráulicos computacionales y físicos de laboratorio (Universidad Católica), estudios de transporte de sedimentos (Universidad de Chile) y calidad del agua, además de estudios sobre los usos antrópicos en los ríos Baker y Pascua, cuya hidrología ha sido monitoreada durante los últimos 40 años, una de las más completas del país.

Respecto de los modelos hidráulicos, se realizaron levantamientos batimétricos y topográficos de alta resolución en toda la extensión de los ríos Baker y Pascua, logrando uno de los modelos de simulación más completos y precisos realizados a la fecha, que permite conocer con un alto nivel de precisión el comportamiento de los ríos para distintas situaciones. Estos informes y estudios fueron analizados por los servicios técnicos ambientales competentes en cada materia, quienes, luego de su adecuada evaluación y discusión, otorgaron su aprobación a las medidas finales propuestas por HidroaAysén, habida cuenta de la calidad de sus contenidos, avalados por reconocidos expertos y académicos nacionales e internacionales en temas de hidrología e hidráulica.

Por otra parte, en relación al estudio de localización de trabajadores, HidroAysén diseñó el proyecto ubicando las zonas de obras y campamentos alejados de cualquier área urbana de la Región de Aysén, con el claro propósito de minimizar algún efecto negativo por interacción con la población local. En ningún caso el proyecto considera la llegada de 5.000 trabajadores a Cochrane, como se ha querido presentar por parte de los opositores al proyecto para generar temores en la población. El campamento con mayor cantidad de trabajadores (zona del río Pascua) estará a más de 80 kilómetros del centro poblado más cercano (Villa O’Higgins) y a más de 120 kilómetros de Cochrane. Asimismo, el campamento más próximo a la localidad de Cochrane se ubicó a más de 35 kilómetros de distancia, y al otro lado del río Baker (inaccesible por los medios disponibles) con el propósito de mitigar cualquier efecto sobre la población de esa localidad. Adicionalmente, el máximo de trabajadores de este campamento en el momento de plena actividad no supera las 2.500 personas. Todos estos antecedentes fueron presentados y analizados en el proceso de evaluación ambiental, resolviéndose oportunamente cada una de las dudas, consultas y complementaciones solicitadas por los servicios técnicos con competencia en la materia.

Ello quedó claramente establecido durante la tramitación ambiental, donde se entregaron 3 informes asociados a las dinámicas territoriales y su monitoreo – así como medidas de mitigación –, los que fueron revisados y validados por los servicios públicos competentes.